Juan Cedillo presenta 'Eitingon'

El 20 de agosto de 1940 los ojos del mundo, atentos al desarrollo de la Segunda Guerra Mundial, se detuvieron un instante en México. León Trotsky, político y revolucionario ruso, sufría un atentado en la ciudad de México, donde vivía en el exilio desde 1937. Murió un día después. El comunista español Ramón Mercader fue detenido como autor material del crimen, pero estaba claro que el dirigente soviético José Stalin estaba detrás. 

¿Cómo se fraguó el atentado? ¿Qué figuras estuvieron involucradas en la conspiración para la muerte de Trotsky (que incluyó un atentado fallido semanas antes)? El periodista Juan Alberto Cedillo investigó los hechos y dio con un personaje clave: Leónidas Eitingon, un oficial de inteligencia soviético que había viajado a México con la misión de asesinar al refugiado político.
El libro Eitingon, Las operaciones secretas de Stalin en México (Debate / Planeta 2014) detalla los pormenores del crimen y arroja luz sobre la figura de Eitingon, poco conocida, pero enigmática y trascendental.

En el libro se desvela, además, una trama de espionaje (con Eitingon llevando un rol protagónico) que llevó a los rusos a tener una réplica de la bomba atómica copiando un modelo norteamericano.

Juan Cedillo combina el ejercicio periodístico como corresponsal de Proceso y El Universal, con su pasión por la historia.
Ha publicado para editorial Planeta Los Nazis en México -ganador del Premio Debate de Libro Reportaje en 2007- y La Cosa Nostra en México (2011).

Eitingon, Las operaciones secretas de Stalin en México se presenta este domingo en la Casa Universitaria del Libro (Padre Mier y Vallarta) a las 12 horas. El periodista Erick Muñiz acompañará al autor. Entrada libre.

A continuación una entrevista con Juan Cedilllo realizada durante las actividades de la Feria del Libro de Monterrey, en octubre.

¿Quién era Leónidas Eitingon?
Es considerado el espía soviético más importante del Siglo XX, pero era desconocido en la Unión Soviética; era más conocido en México. De hecho, su figura empieza a aparecer hace apenas dos años; se empiezan a pasar en la televisión reportajes de él. Se da a conocer cuando uno de sus amigos, el General Pavel Sudoplatov, que fue el general de la KGB que dirigía desde la Unión Soviética todas sus actividades, cuenta sus memorias en un libro muy famoso que se llama Special Tasks, que circuló a nivel internacional. Y luego se abrieron archivos en Rusia. Ya están algunos en internet y tuve acceso a ellos.


¿Cómo se involucró en la muerte de Trotsky?
Stalin da la orden desde la Unión Soviética. Cuando Leónidas empieza a planear el atentado, decide que deben tener un espía. Y durante la guerra civil española, él ya se había convertido en el amante de la mamá de Ramón Mercader, Caridad Mercader. Ramón peleaba en el Frente de Aragón, se los llevan a París con el grupo de (David Alfaro) Siqueiros para preparar el asesinato.
La inteligencia soviética decide utilizar a Ramón como un espía que se va a involucrar al interior de la casa de Trotsky (para ello enamora a una mujer, la secretaria de Trotsky). Era su único papel, contar cómo estaban los guardias, la casa; de hecho, el primer asalto que fracasa, se realiza gracias a que Ramón les cuenta cómo está todo ahí. Rociaron de balas la habitación de Trotsky. Y no entraron a rematarlo porque Ramón Mercader les había advertido que había un mecanismo que disparaba un arma a los que intentaran entrar al cuarto.
Cuando fracasan, a Leónidas no le queda otra opción que utilizar al hijo de su amante. Y lo preparan para que le entierre el piolet (una herramienta de alpinismo). .

¿Cuántos mexicanos estuvieron relacionados en el asesinato de Trotsky?
Alrededor de 50 involucrados. A todos los mexicanos que estuvieron involucrados les dijeron que iba a ser un atentado para robar las memorias de Trotsky. Nunca les dijeron que le iban a matar.
Los funcionarios de más alto nivel que estuvieron involucrados fueron Narciso Bassols y Lombardo Toledano, y un exgobernador de Veracruz, que renta una casa cerca de la casa de Trotsky para estar vigilándolo.

¿Qué hizo Eitingon tras el crimen?
Este personaje hizo otras cosas importantes en el país. La segunda, y menos conocida, es que después de que Ramón Mercader logra matar a Trotsky, queda preso y Stalin ordena que lo libere por presiones de la madre. Y seleccionan a Eitingon para que regrese a México para tratar de liberarlo de la cárcel de Lecumberri, para sacarlo del país vía Cuba y enviarlo a la Unión Soviética. Esa parte del plan está muy desconocida. El primer plan fue un asalto a Lecumberri; después se dieron cuenta que era una locura. Luego empiezan a contactar a médicos, enfermeras, guardias, abogados (porque Ramón salía a los procesos judiciales a la Suprema Corte), y acuerdan un plan para rescatarlo, aunque trae un convoy de seguridad. En este proyecto trabajan españoles y mexicanos y para esas fechas la Unión Soviética ya había abierto una embajada en México y están trabajando también diplomáticos soviéticos. Leónidas dirige todo desde Nueva York y también en San Francisco y se le atraviesa una misión que se convierte en más importante por la cual se olvida del rescate de Mercader. Estamos hablando del periodo de la Segunda Guerra Mundial, año 1942 y 1943.

Llevas ya varios libros sobre temas históricos. ¿Cómo te involucraste en ello?
Me gusta la historia y estoy especializado en la década de los 40 en delante. Conocer esa época le llevó cerca de 15 años de estudio. Cuando estuve en Washington conocí los mecanismos para desclasificar documentos. El gobierno va desclasificando documentos cada determinado tiempo, cuando se cumplen los periodos de secrecía (40,50, 60 años, dependiendo de la importancia del personaje). Y se suben a la red, hay una organización internacional que los sube. Ya no tienes que viajar a Estados Unidos. A mí me facilitó, tanto para La Cosa Nostra como para éste, no tener que viajar para conseguir los documentos. Me especialicé en estar monitoreando esas partes para tener acceso a información novedosa e inédita de esos periodos.

¿Cómo se da tiempo un reportero ‘de diario’ para investigar un tema como este?
No es fácil escribir sobre un tema de la segunda guerra y luego dejar todo porque hubo un bombazo y ejecutados Le tienes que ganar tiempo al sueño; escribir hasta tarde, levantarte temprano. La dinámica, como la de muchos escritores, es levantarse temprano para corregir lo que escribiste en la noche. Escribo alrededor de un par de horas al día.
 Espionaje ruso en México
LO MÁS VISTO:

¡Inscríbite ya!


Universidad Autónoma de Durango / Licenciaturas a un click de distancia


 

Notas recientes

PRESENTAN LIBROS SOBRE AYOTZINAPA.- La...
CHARLARÁ CON SUS LECTORES...
JUAN TREJO TAMBIÉN ESCRIBE...
INICIA LA FERIA DEL...
UN TEXTO AUTOBIOGRÁFICO DEL...

Otras secciones

Celebran su apoyo radial El Teatro Ángela Peralta...
EL RETORNO DE 'LA BELLA Y LA...
LA ÚLTIMA DE ROBIN WILLIAMS.- La tercera entrega...
TIERNOS, GORDITOS Y TE HARÁN REÍR.- Después de...
LLEGA 'LA ÚLTIMA PROFECÍA' CON NICOLÁS CAGE.- Hace...
UN SUPERHÉROE DE PELÍCULA.- Después de cuatro años...
UN RIÑÓN ES EL PRETEXTO.- La segunda parte...
PRESENTA 'EL DICCIONARIO DEL CAOS'.- Fernando Rivera Calderón...
EL TALENTOSO MÚSICO ESTARÁ EN EL AUDITORIO...
¿UN MATRIMONIO MÁS? La historia de esta cinta...